Equipos y Material de Seguridad Naval

Equipos y Material de Seguridad Naval

EQUIPO Y MATERIAL DE SEGURIDAD OBLIGATORIO A BORDO
Bote de salvamento, navegación, achique y contra incendios, armamento diverso y prevención de vertidos de aguas sucias.

Dependiendo de las zonas de navegación para las que está autorizada la embarcación (oceánica, alta mar, aguas costeras, aguas protegidas), la normativa obliga a llevar a bordo determinados equipos y material de seguridad. Los equipos se dividen en cinco categorías: salvamento, navegación, achique y contra incendios, armamento diverso y prevención de vertidos de aguas sucias.
No considere a los equipos obligatorios como un trámite administrativo. Están a bordo para ofrecer las mayores oportunidades de salvar la vida de los tripulantes en caso de emergencia.
AL ALCANCE DE LA MANO!
Todo el equipo y material de salvamento tiene que estar localizado, señalizado y en lugar accesible para cualquier tripulante en todo momento.
MATERIAL PIROTÉCNICO: BENGALAS, COHETES Y BOTES DE HUMO
Almacenarlo a bordo en lugar seco.
Ponerlo fuera del alcance de los niños.
Leer y aprender de memoria las instrucciones de uso, ya que podemos necesitarlo de noche, en pleno temporal y en la oscuridad.
Respetar escrupulosamente las fechas de caducidad del material obligatorio. En caso contrario puede ser sancionado.
Complementar las señales luminosas obligatorias llevando a bordo espejos, lámparas de destellos (estroboscópicas) y luces químicas.
CHALECOS SALVAVIDAS LOCALIZADOS Y RÁPIDAMENTE ACCESIBLES PARA TODAS LAS PERSONAS DE ABORDO
Chaleco Salvavidas
Disponer, como mínimo, de un chaleco para cada tripulante adaptado a su talla, peso y edad. Los menores deben disponer de un chaleco salvavidas a su medida, de preferencia con cinchas pasadas por las piernas (“pataletas”).
Mantener los chalecos en perfectas condiciones, con las hebillas, pasadores y cierres limpios y engrasados. Si se mojan con agua de mar, lavarlos con agua dulce y secarlos antes de guardarlos.

Los chalecos salvavidas inflables deben ser revisados anualmente en una Estación de Servicio autorizada. La normativa CE distingue cuatro tipos de chalecos, definidos por su flotabilidad expresada en Newtons (N).

CHALECO DE 50 N
Para aguas encalmadas y cercanas a la orilla. No garantizan que el rostro permanezca al aire en todo momento. Se emplean para actividades deportivas, como el kayakismo, las motos de agua o el winsurf, y no están incluidos en la normativa del Ministerio de Fomento para su utilización en la navegación de recreo (Orden Ministerio de Fomento 1144/2003).

CHALECO DE 100 N
Para esperar un rescate próximo, flotando sobre aguas en calma.

CHALECO DE 150 N
Para soportar mal tiempo en mar abierto.

CHALECO DE 275 N
Para situaciones extremas en mar abierto y llevando abundante ropa de abrigo.
(10 Newtons = 1 Kgr de empuje de flotación)

En el mercado hay numerosos modelos de chalecos salvavidas, pero todos deben tener homologación CE o bien SOLAS. Todos los chalecos deben disponer de
bandas reflectantes para una mejor localización.

LOS CHALECOS AUTOINFLABLES SON MÁS CÓMODOS, AL FACILITAR LOS MOVIMIENTOS A BORDO. LOS DE 150N OFRECEN MAYOR VERSATILIDAD
Chalecos con arnés incorporado (Recomendado). Muy prácticos y seguros en las embarcaciones a vela.
Chalecos salvavidas con baliza personal (Recomendado). Para accidentes de ¡Hombre al agua! Están dotados de avisador y localizador automáticos. En el agua, emiten una señal que es captada en el puente, ayudando a localizar al náufrago por radiogoniometría.

LUCHA CONTRA INCENDIOS
Los extintores portátiles deben encontrarse siempre al alcance de la mano y revisados, en fecha y forma, por empresas autorizadas y homologadas. Toda la tripulación tiene que conocer su localización exacta y saber cómo usarlos.

Además de los obligatorios baldes para agua, es conveniente disponer de una manta ignífuga con la que ahogar pequeños fuegos.

Recuerde que hay cinco tipos de extintores (A,B,C,D,F) para diversos tipos de fuegos y que los de origen eléctrico suelen ser los más habituales a bordo.

AROS SALVAVIDAS
Los aros o boyas salvavidas son elementos de seguridad en el caso de ¡Hombre al agua!
Para que sean útiles deben colocarse en las bandas (aletas) o en popa, con luz (ancla flotante opcional) y un sistema rápido de soltado y lanzado al agua. El nombre de la embarcación debe figurar en el aro salvavidas.

SI PIERDE UN ARO SALVAVIDAS, INFORME A SALVAMENTO MARÍTIMO. ALGUIEN PUEDE ENCONTRARLO Y ACTIVAR UNA ALARMA
Para navegantes solitarios es aconsejable remolcar por popa un cabo de 50 metros, rematado con un visible flotador y con nudos cada cinco o diez metros. No obstante, tenga en cuenta que, navegando a cierta velocidad,aunque logre asirse podría no soportar la presión del agua si la embarcación no se detiene de inmediato.

BALSAS SALVAVIDAS COLECTIVAS
Para que cumplan correctamente su función es importante elegir el lugar para su instalación en cubierta y cumplir con los plazos de las revisiones.

Toda la tripulación debe saber cómo destrincar y lanzar al mar una balsa.

OTROS ELEMENTOS DE SEGURIDAD Y SALVAMENTO:
ARNÉS DE SEGURIDAD
Es un equipo personal adaptado a la talla de cada tripulante. Aunque al principio puede parecer incómodo, el arnés es importante para moverse por cubierta con mal tiempo.

Utilice arnés de cinta en lugar de cabo. Así se evita que, al pisar el arnés, ruede y nos haga resbalar.
Es preferible el arnés más completo, fijado al cuerpo bajo los brazos y entre las piernas.
La línea de amarre del arnés (longitud máxima recomendada de dos metros) debe rematarse con dos brazos y sendos mosquetones de fijación.
EL ARNÉS DE SEGURIDAD NO ES PARA MANTENERSE UNIDO A LA EMBARCACIÓN SI SE CAE POR LA BORDA. ES PARA NO CAER AL AGUA. DE AHÍ LA IMPORTANCIA DE QUE EL ARNÉS SEA DE CORTA LONGITUD.
La mayoría de los arneses se fijan a la línea de amarre por el pecho para desengancharlo uno mismo. Pero si cae al agua y es remolcado desde el pecho existe riesgo de ahogamiento. Es preferible fijarlo por la espalda.
Instalar la “línea de vida” (en acero o nylon y siempre plana para no resbalar al pisarla) desde proa hasta la bañera, con argollas de fijación suplementarias en el fondo de la bañera y al pie del mástil(embarcaciones a vela).
Mantener siempre tensa la “línea de vida”.

TRAJES DE SUPERVIVENCIA
Importantes para largas travesías y en aguas frías, los trajes de supervivencia son complicados de poner y requieren entrenamiento. Es conveniente practicar antes de embarcar, hasta conseguir enfilarse el traje en un minuto.

BOTIQUÍN A BORDO
Es conveniente llevar a bordo un botiquín de primeros auxilios.

OTRO MATERIAL Y EQUIPO RECOMENDABLE:
Elementos de emergencia, Gafas, mochila de supervivencia, botiquín medico
Gafas, tubo y aletas, por si hay que bucear para soltar un cabo enganchado a la hélice o al timón. Disponer de un cuchillo afilado para cortar cabos.
Bombas de achique portátiles, además de las reglamentarias (con vía de agua, nunca sobran bombas).
Tener preparada una mochila de supervivencia donde transportar, dentro de un cajón estanco: la radio baliza, un equipo portátil de VHF, navaja de bolsillo, alimentos energéticos, linterna estanca (pilas), cordeles y cabos de distintas menas y longitudes, bolsas de basura de varios tamaños, bengalas y cohetes, botiquín de primeros auxilios, agua potable, una linterna estroboscópica y muda de ropa seca y de abrigo.
Instale un reflector de radar en la zona más elevada de su embarcación.

No Comments

Post A Comment